Niebla

Hace unas semanas tuve una mañana muy particular. Fermín me despertó, abrí los ojos y me dijo estas cuatro palabras: "Buen día, hay niebla". Con los ojos entrecerrados miré por la ventana y un halo blanco desfiguraba los contornos de los edificios y los árboles. No hacía falta más para despegarme de la almohada. Me... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑